Fartons Valencianos caseros

5/5 - (2 votos)

Hola amig@s! Estoy súper contenta!, por que hoy os traigo un dulce típico de mi Tierra, Fartons Valencianos caseros. Llega el veranito y la terrazas se llenan de gente bebiendo una horchatita y sucando este fabuloso bollo dulce🤤

No es una de las recetas más antiguas de Valencia, la verdad, la horchata ya era bien antigua cuando crearon este manjar.

El Fartón lo inventó la familia Polo, en 1960. Después de mucho comerse la cabeza por hacer un dulce que se pudiera disfrutar con una buena horchata de chufa, por lo que hicieron un bollo tierno, dulce y muy esponjoso, que absorbiera bien los líquidos y además su forma alargada permitía poderlo introducir perfectamente en un vaso de caña, que era normalmente donde se servía la horchata.

Así que mi intento de esta semana es reproducir estos Fartons Valencianos caseros.

Deciros que yo me he ayudado de la panificadora, pero es una masa muy facilita, y podéis usar cualquier amasadora que tengáis o incluso a mano, ya que es poquita cantidad y podréis manejarla sin problemas.

Cosas que os comento: pues que me salieron 9 fartons de los ingredientes de la receta, y que pesaban entre 50-55 gramos, más o menos para que os hagáis vuestras cuentas, por si los queréis mas grandes o más pequeños.

Vamos con los ingredientes y comenzamos:

Ingredientes para hacer Fartons Valencianos:

Para la masa:

  • 300 gr de harina de fuerza
  • 50 ml de leche tibia ( 37-40ºC)
  • 5 gr de sal
  • 30 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • Zumo de medio limón o en mi caso 1/2 cucharadita de extracto de limón
  • 1 huevo L
  • 25 gr de levadura fresca de panadero (8 gr de levadura seca de panadero)
  • 50 gr de azúcar

Para la glasa:

  • 50 gr de azúcar glass
  • 30 gr de mantequilla sin sal a temperatura ambiente
  • 3-6 cucharadas de leche ( esto dependerá de la textura que os guste de la glasa, más líquida o más espesa)

Preparación paso a paso para hacer Fartons caseros:

Tiempo necesario: 2 horas.

  1. Activar la levadura

    En primer lugar, desmenuzaremos la pastilla de levadura en la leche tibia y dejamos a un lado unos minutos hasta que se active. Unos 10-15 minutos

  2. Batir el huevo

    En un bol batimos el huevo con el azúcar, y lo montamos a punto de letra con las varillas eléctricas, podéis a mano pero os costará un poco más. Lo montamos bien, hasta que quede esponjoso y las varillas se queden marcadas.

  3. Hacer la masa

    Una vez tengamos el huevo y la levadura activada, que saldrá como una espumita, lo incorporamos en la cubeta de la panificadora, en mi caso. Si no vais a usar panificadora, meter los ingredientes en el mismo orden en un bol y mezcláis con una espátula hasta que se integren bien, y luego pasar al banco y amasar hasta que os quede una textura suave. Incorporamos la levadura activada, el huevo espumoso, la esencia o zumo de limón y encima la harina que estará previamente tamizada, y por último la sal. Ponemos en el programa 10 MASA y dejamos que empiece a hacer su trabajo, cuando estén los ingredientes más o menos mezclados, incorporáis la mantequilla.

  4. Levado

    Para los que lo habéis hecho a mano, o con amasadora, cuando tengáis la masa lista, metéis en un bol y lo tapáis con un trapo y dejáis que leve. Con el calor que hace y la levadura que lleva bastará con unos 40 minutos. Para los que utilicéis panificadora, deciros que con el calor de estos días no terminé el ciclo del programa la saqué antes, a la máquina le quedaban 15 minutos de programa, pero es que la masa ya estaba lista.

  5. Hacer los fartons

    Cuando la masa esté lista y haya levado, la sacamos del bol y la desgasificamos. Cortamos la masa en las partes que queramos para hacer los fartons. Yo partí la masa en 9 porciones. Estiramos una de las porciones con las manos y enrollamos la masa entre si, como haciendo un rollo, luego con las manos encima del rollo, rulando las manos hacia arriba y hacia abajo vamos haciendo en rollo más largo. Yo los hice de un palmo más o menos.

  6. Segundo levado

    Tal y como vayamos haciendo fartons los vamos dejando sobre la bandeja de horno con un tapete o papel de horno. Algo juntitos por que lo que buscamos es que cuando leven se junten y queden las marcas a los lados características de los fartons. Tapamos con un trapo y dejamos levar unos 40 minutos más. Como veis en las fotos les dejo poca separación y cuando levan quedan pegaditos.

  7. A hornear!

    Cuando haya pasado el tiempo de levado, ponéis el horno a precalentar a 200ºC. Cuando haya pasado el tiempo de precalentado, horneamos a la misma temperatura, entre 15-20 minutos o cuando queden doraditos y a vuestro gusto.

  8. La glasa

    Mientras se hornean nuestros fartons, prepararemos la glasa. En un bol, mezclamos la mantequilla que estará blandita con el azúcar, y mezclaremos bien con la ayuda de un tenedor. Cuando tengamos una textura cremosa iremos añadiéndole cucharadas de leche una a una. Es decir echamos una cucharada de leche mezclamos bien, si queda muy espeso le echamos otra y mezclamos, si sigue espeso, pues otra, y así hasta que quede a nuestro gusto. Yo le eché 4 cucharadas quedó como la consistencia de la leche condensada. Reservamos hasta que saquemos nuestros fartons del horno.

  9. Decorar con la glasa

    Cuando ya hayamos sacado los fartons del horno, le echamos la glasa por encima con la ayuda de una cuchara o pincel, con los fartons calentitos. Dejamos reposar unos minutos en la bandeja de horno que pierdan un poco de calor y luego los pasamos a una rejilla para que terminen de enfriar y se seque la capa de glasa. yo me ayudé de un cuchillito para separalos.

Una vez que la glasa se seque, ya estarán listos para comer!!. Están realmente buenos, nosotros nos los comimos en un santiamén, recién hechitos y con un vaso de horchata fresquito, pues menuda merienda nos pegamos😂

Cosicas que deciros… Pues que no hay que olvidar que no lleva conservantes y que además es un bollo hecho con levadura por lo que es mejor comérselo en el mismo día. Al día siguiente bien tapado en una lata o tupper aún se podrán comer, aunque no estarán como recién hechos, pero como luego los sucamos en la horchata no importa. Pero ya más días no, por que se ponen duros.

Otra solución es congelar los que no te vayas a comer al momento y sacarlos cuando los necesitéis. Solo tendréis que dejarlos descongelar a temperatura ambiente encima de una rejilla para que al descongelarse no creen humedad y listo, de esta manera estarán prácticamente como el primer día.

Espero que os haya gustado la recetita de esta sema, muchas gracias por estar ahí🙏 y os recuerdo que podéis darle me gusta a mi página de facebook, y así os notificará cuando suba receta nueva.

Buen fin de semana y que aproveche!!

Sumario
recipe image
Nombre de receta
Fartons Valencianos caseros
Autora de la receta
Publicada el
Tiempo de preparación
Tiempo de cocción
Tiempo total

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *